Sembrar de flores

El verdadero espíritu de la Medicina es aliviar el dolor y el sufrimiento.

Si bien la práctica de la medicina nunca debe perder este norte, la práctica de los Cuidados Paliativos es quizás la más pura expresión de esta máxima.

Los médicos no curamos, “sólo Dios puede curar”.   Pero sí podemos aliviar el dolor y el sufrimiento. No lo olvidemos.

Mi humilde aportación al despedirme de la profesión es el documento “Manejo del enfermo terminal” y para dejarlo a disposición de todo el mundo, hago este blog.  En este documento resumo de forma cuidadosa todo lo que he aprendido atendiendo a 4018 enfermos terminales, la mayor parte de ellos en su lecho de muerte  (desde 1 Noviembre 2016 hasta 18 Octubre 2013, durante casi 17 años como el médico a cargo de la hospitalización de Cuidados Paliativos del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, tras otros 15 años previos trabajando como Médico Internista en el hospital).

Lo considero una aportación porque en tan duros momentos he sido un respetuoso acompañante de enfermos, familiares y acompañantes, que en los últimos años me permitieron hacer una una investigación sobre la medición del nivel de conciencia en el umbral de la muerte.  En todos estos casos pudimos controlar mucho mejor los síntomas y pudimos aprender, junto con todo el equipo del hospital, importantes lecciones que cambiaron nuestra forma de entender la conciencia en enfermos aparentemente inconscientes y/o sedados.

Entre todos, pudimos sembrar de flores el camino del cementerio de casi 4000 personas. Espero que así sea para todos, cuando nos toque ir por ese inevitable camino.

IMGP6778